Trabajo freelance. Guía para comenzar desde cero.

Primero que nada vamos a definir a un freelancer, como la persona que trabaja de forma autónoma. Realiza trabajos para clientes propios, y dichos clientes no están obligados a volverlo a contratar una vez finalizado el trabajo. Es el freelancer quién se pone en campaña para la búsqueda de clientes, y en algunos casos puede llegar a requerir de otros freelancers para completar trabajos más grandes.
En definitiva, un buen freelancer debe estar preparado para conseguir clientes, tener buen trato con los mismos, saber presupuestar y fijar tiempos, hacer el trabajo y administrar los ingresos. ¡Pero no te asustes! Con la práctica estas labores se incorporan de forma natural.

El primer paso para iniciarte como freelancer es tener confianza. Nadie nace con el conocimiento y la práctica incorporados, es algo que se va desarrollando con la propia voluntad cada día. Tienes que confiar en tí mismo y trazar una meta de conocimiento y práctica, y cada día ir haciendo algo para lograr todas las disciplinas necesarias.
Tenemos que entender también que solo con la confianza hacia nosotros mismos no es suficiente. Tenemos que lograr que los demás confíen en nosotros. Y lograr esto, es lo más importante en esta modalidad de trabajo. El cliente que queda satisfecho, que fue tratado con educación, y que se respetaron los pedidos en tiempo y forma, comenzará a tenernos confianza, y hasta tal vez nos recomiende a alguien de su circulo como un buen proveedor.

Si te dedicas a ser freelancer, tienes que disfrutar de lo que haces, ya que estás construyendo una carrera y vas a ser tu propio jefe.

En caso de que comiences desde cero o que decidas dejar tu trabajo en relación de dependencia, tienes que estar preparado para iniciarte. Para ello te proporcionaremos una guía indispensable.

Debes crear tu identidad

La identidad va mucho más allá del simple diseño de una marca. Un logotipo es parte de la identidad pero no lo es todo. Hay factores invisibles que juegan un papel muy importante. Y ellos son:

  • ¿Cómo nos ve el cliente?
  • ¿Somos una persona que cumple?
  • ¿Ofrecemos un trato amable?
  • ¿Resolvemos sus inquietudes?
  • ¿Encaramos los trabajos de forma creativa?

Como verás, la marca es solo la cara visible, pero si lo demás no anda bien no puede hacer milagros.

Ahora sí, vayamos a la parte visible. Si aún no tienes un nombre para tu empresa, deberías crearlo junto con un diseño de marca. En LaCursada te recomendamos que le dediques el tiempo que sea necesario. Debes quedarte satisfecho ya que la marca es como la firma, y con el tiempo puede llegar a hacerse de prestigio.
Si el diseño de marca no es lo tuyo, te recomendamos que busques a un profesional. El diseñador gráfico profesional tiene una visión que va mucho más allá de las formas. Piensa sus aplicaciones, los colores sobre los cuales debe colocarse, las tipografías más apropiadas, contrastes, aplicaciones permitidas y muchos más detalles que aprendió en sus estudios.

Tener tu propia página

Nadie compra nada a ciegas, a menos que tenga tanta confianza en ese vendedor que ya no necesita mirar el producto. Una página web, para un freelancer, es la vidriera de un negocio que vende productos a la calle. Si no tienes página web, blog o página en alguna red social, la gente no encontrará tu negocio.

En las páginas web no solo están tus datos de contacto, también está lo que el cliente que nunca trabajó contigo quiere ver. ¡Tu trabajo!

Elementos que no pueden faltar en una web:

  • Tu información de contacto (correo, teléfono celular para mandar whatsapp, usuario de skype). Debes incorporar toda la información de contacto que tengas para que el cliente te ubique de la forma más cómoda.
  • Servicios que brindas. Pensarlos y detallarlos muy bien.
  • Cualquier promoción que puedas ofrecer a nuevos clientes será bienvenida. Recuerda que un descuento del %50 puede significar el retorno del cliente.
  • Portafolio de trabajo. Está bien querer mostrar todo lo que hayas hecho. Pero también debes hacer una selección de calidad.
  • Si quieres incorporar datos adicionales como visión, misión, puedes hacerlo, pero en mi experiencia, lo primero que mira un cliente son los trabajos y servicios.
  • Si trabajaste para clientes conocidos, ayudará mucho. No dudes en resaltarlo.

Comunicar tu negocio

Suponiendo que ya tienes tu negocio armado, tus productos listos y tu identidad diseñada ¿Cómo haces para que el cliente sepa que tu negocio está ahí?
A diferencia de un negocio que da a la calle, un negocio en la web no tiene ese beneficio de estar expuesto al transito de la gente. Tenemos que generar ese tráfico con alguna estrategia.

Estrategias convenientes:

  • Publicidad en Google AdWords.  Esta red publicitaria que a su vez trabaja con otras redes, es muy efectiva cuando tienes bien claro lo que quieres lograr. Debes decidir un presupuesto y evaluar cuánta gente entrará a tu sitio gracias a AdWords. Tienes que saber que si tu publicidad recibe cien clics, es probable que solo alguno de ellos tenga intención de contratar tus servicios. Pero si ese interesado se convierte en cliente y queda satisfecho con el trabajo realizado, la inversión habrá valido la pena, ya que queda latente para pedir más trabajos o recomendarte.
  • En redes sociales como Facebook, puedes lograr un buen acercamiento a los clientes de forma gratuita. Pero debes actualizar frecuentemente tu perfil para ser visto por los usuarios que te dieron “me gusta” o ganar nuevos. También tienes la opción de publicar de forma paga, para lograr más “me gusta”.
  • Existe también el marketing por correo electrónico. Aunque esta práctica se pone bajo la lupa, hay a quienes les da resultado. Pero ten en cuenta que enviar correos a quienes no te conocen, puede llegar a afectar incluso el prestigio de tu empresa.
  • Siempre ten tu tarjeta de presentación a mano. Si todavía no tienes una es el momento para tenerla. Los potenciales clientes pueden estar en lugares que uno no imaginaba. Puede que en algún evento se de una charla relacionada a tus servicios, y que alguien los requiera.

Comunicación alternativa:

Una forma de hacerse conocido y además gratuita, es compartiendo conocimiento. El conocimiento es muy valioso, pero puede multiplicar su valor cuando se pone a trabajar. ¿Y cómo se logra eso?

Las personas de éxito se dieron a conocer en algún momento con publicaciones. Newsletters, charlas, webinars, tutoriales, artículos, videos, y todo lo que se te pueda ocurrir que haga que tu nombre esté a la vista de la gente. Comparte contenido de calidad que pueda interesar a los demás. No lo hagas por dinero ni por fama, simplemente piensa en aportar tu grano de arena al mundo del conocimiento y con ello lograrás prestigio, que es más importante que lo demás.

Sociedades con colegas:

Si ves a tus colegas freelancers como competidores a los que tienes que hundir, tal vez estés tomando un camino equivocado. Ante todo, tus colegas hacen lo mismo que tú, pero tienen otra perspectiva. Tienen otro estilo y pensamiento que puede resultar muy valioso para tí. Piensa que contar con un colega en el momento adecuado, puede llegar a convertirse en una oportunidad. No te olvides que una persona completa las carencias de otra, y esto puede volverse en favor de los dos.

Si se conocen lo suficiente como para saber que los dos remarán para el mismo lado, pueden hasta llegar a desarrollar proyectos juntos.

Presupuestos y dinero:

Este es uno de los puntos más sensibles para un freelancer, ya que un presupuesto poco estudiado puede hacernos trabajar mucho y ganar muy poco. Y un presupuesto abultado puede asustar a un cliente que esperaba otros números.

Si recién comienzas y quieres armarte de un portafolio de trabajos, los más razonable es que inicies con valores bajos. Esto no es regalar tu trabajo, tómalo como una inversión. A veces es mejor asegurarse al cliente para fortalecer nuestra web con trabajos realizados.

Lo primero que debes saber antes de presupuestar es cuánto gana un empleado que hace lo mismo que tú. Hay varias páginas web en donde se publican sueldos actualizados y disponen de múltiples categorías. Te dejamos el link de una de ellas: cuantogano.com

Hay un método que utilizo con los clientes que no estoy del todo seguro cuánto cobrarles. Y consiste en definir cuánto quiero cobrar mensualmente. Ese número lo divido por los días laborales. En mi caso 21 al mes, ocho horas Diarias. Calculo cuánto tiempo me llevará ese trabajo y solo tengo que sumar el costo diario.Claro que hay muchos factores que pueden influir en la confección de un presupuesto, como ser la importancia del cliente. A un cliente chico y que recién comienza no se le puede cobrar lo mismo que a una empresa ya confeccionada. Por eso hay que saber cuidar esos detalles.

Y hasta aquí llegamos con nuestra guía para los que quieren ser Freelancers. Me gustaría dejarles un último mensaje.

Si bien el dinero paga nuestras cuentas, hay que tratar de no hacer los trabajos solo por dinero. Hay que poner pasión, porque es lo que elegimos y lo que nos gusta. Un trabajo hecho con dedicación habla bien de nosotros. Un trabajo hecho con poco esmero solo para cobrar, se evidencia muy fácilmente y es posible que sea negativo para nuestra imagen.
Si hacemos las cosas bien, nos irá bien y lograremos esa confianza de la que hablamos al inicio de esta guía.

Si ser Freelancer es lo que quieres, sé persistente. ¡Y todo saldrá bien!